IsraelOriente Medio

Guía para viajar a Israel & Palestina

Israel-Jerusalen

Israel y Palestina son actualmente, y desde hace unas cuantas décadas, uno de los territorios más complejos del mundo. Por un lado tenemos el Estado de Israel que abarca la mayoría del país y, por el otro lado, el Estado de Palestina el cual se divide en Cisjordania al este (esta es la zona segura y dónde se encuentran los principales atractivos turísticos) y la zona de Gaza al oeste (aquí es dónde está el verdadero conflicto pero no está abierta al turismo).

Debido a la situación de estos territorios veremos que hay muchos militares por todo el país y, es cierto que al principio impacta bastante ya que no estamos acostumbrados a verlos paseándose por ahí con las escopetas en mano, pero al final uno acaba acostumbrándose.

El país es seguro para el turismo, de hecho, veremos mucho turista tanto en Israel cómo en Palestina

 

Datos prácticos

Ubicación: ambos territorios se encuentran en Oriente Próximo, el Estado de Israel limita al norte con el Líbano, al oeste el Mar Mediterráneo y la zona de Palestina de Gaza, Egipto al suroeste y el Golfo de Aqaba y Arabia Saudita al sur, al este limita con Jordania y la parte de Palestina de Cisjordania. El Estado de Palestina, en concreto la zona de Cisjordania está delimitada al este por el río Jordán y el Mar Muerto.

Moneda: la moneda oficial en ambos territorios es el Shékel (NIS/ILS) y se divide en 100 agorot.  Hay billetes de 20, 50, 100 y 200 y monedas de ½ ,1, 2, 5 y 10 shékels y de 10 agorot.

Idioma: el idioma oficial en el Estado de Israel es el hebreo aunque la mayoría de la población también habla el inglés. En el Estado de Palestina el idioma oficial es el árabe, en las zonas más turísticas suelen hablar inglés, pero a la que te alejas un poco la comunicación se complica. Las señales de tráfico están en hebreo, árabe e inglés.

Cuándo ir: en mi opinión, la mejor época para viajar es nuestra primavera y otoño, aunque también dependerá del tipo de viaje y las zonas que se quieran visitar ya que la temperatura cambia bastante del norte al sur. En general, es mejor evitar el verano ya que en las zonas más calurosas se llega fácilmente a los 40 grados. En invierno, durante los meses de enero y febrero las precipitaciones son bastante abundantes y a principios de marzo empieza a disminuir pero aún podemos tener algún día de lluvia (cómo ha sido nuestro caso).

Eilat es la zona más calurosa del Estado de Israel, mientras en Mitzpe Ramón y Jerusalén son de las más frías ya que tienen mayor altura y se encuentran en zona más montañosa. En cambio, Jericó que se encuentra tan sólo a una hora de Jerusalén, es una de las ciudades más calurosas de Palestina.

Nosotras hemos estado las dos primeras semanas de marzo, en el desierto ha hecho calor (el sol es muy potente) pero cómo mucho habremos rozado los 30 grados en el punto más caluroso del día, eso si, por la noche bajan las temperaturas (hemos tenido mínimas de 2-4 grados como mucho). El día del Mar Muerto hizo temperatura perfecto unos 20-25 grados y el agua estaba fresquita pero muy apetecible. En general, buena temperatura durante el día y frío por la noche, en total hemos tenido tres días de lluvia.

Internet: Si deseas disponer de Internet y cobertura te recomiendo comprar una tarjeta SIM al llegar al país, la puedes comprar tanto en el aeropuerto como en Tel Aviv o Jerusalén, en la ciudad encontrarás más variedad de tarifas pero para la típica con validez de un mes con llamadas nacionales ilimitadas y 20 gb de Internet el precio es muy parecido entre 79-90 shekels (unos 20 euros) depende del comercio. Encontramos una de 10 gb por unos 70 shekels y luego las que tienen validez de 10 días estaban alrededor de los 60 con unos 5 gb. En el aeropuerto de Tel Aviv solamente hay una compañía, nosotras preguntamos en distintos lugares y finalmente optamos por la de un mes de Pelephone y nos costó 79 shekels.

La mayoría de bares, cafeterías y hostales disponen de Wi-Fi por lo que no es necesario comprar SIM, en nuestro caso decidimos hacer la inversión ya que íbamos a estar andando unos cuantos días y queríamos un poco más de seguridad:)

Enchufes: tanto en Israel como en Palestina los enchufes son tipo H que le dicen, pero nosotras no hemos llevado ningún adaptador y el enchufe europeo nos ha funcionado sin problema.

Vacunas: no es necesario vacunarse para visitar Israel y Palestina.

Seguro: Como para cualquier viaje hay que ir preparado y tener un seguro de viaje, nunca se sabe lo que puede pasar. Desde hace ya un tiempo siempre lo contrato con IATI Seguros, empresa de confianza con la que uno puede ir tranquilo.

 

Visado

Para los que tenemos nacionalidad española, el visado es gratuito al llegar al aeropuerto. Ya no ponen ningún sello en el pasaporte para así evitar conflictos al entrar a otros países, te dan una pequeña tarjeta de entrada que deberás guardar hasta que salgas del país.

Para entrar a Palestina no es necesario ningún otro documento, en caso de que te lo pidan, solamente debes mostrar el pasaporte con la tarjeta de entrada de Israel. Tampoco ponen ningún sello ni marca en el pasaporte por la misma razón.

 

Transporte

Cómo llegar a Israel: Se puede entrar al país por tierra desde Jordania y Egipto o bien por vía aérea, Israel cuenta con dos aeropuertos internacionales, el principal es el de Tel Aviv Ben Gurion (a unos 30 min en transporte público a Tel Aviv y 1 hora a Jeruslaén) o bien al aeropuerto de Eilat. Nosotras volamos a Tel Aviv, es el mejor conectado y existen vuelos low cost desde Europa increíblemente baratos, como no fue nuestro caso pero nos salió bastante bien de precio en estas fechas. Yo volaba desde Palma de Mallorca y me costó 218 euros ida y vuelta con Air Europa. Raquel volaba desde Manchester con Turkish y también fueron unos 230 euros approx.

Cómo llegar a Palestina: Solamente se puede llegar por tierra desde Israel o bien desde Jordania (es la única frontera que pueden utilizar los Palestinos y suelen haber largas colas). Desde Israel tampoco existe una frontera que debas cruzar y enseñar el pasaporte, solamente cruzas en coche o bus y depende del humor de los militares te pararan o no.

Cómo moverse en Israel y Palestina: En ambos casos el transporte público está bastante bien desarrollado por lo que no hay ningún problema para moverse en autobús. Hay buenas conexiones y los horarios son bastante frecuentes, solamente debes tener en cuenta que el transporte público, así como el resto de comercios, se paraliza durante el Shabbat, deja de funcionar el viernes entre las 14-16 horas y vuelve a la normalidad el sábado una hora después de ponerse el sol.

El autoestop también es bastante seguro en general, nosotras hicimos un par de veces y nos hemos sentido seguras, de hecho, solo fue la primera vez que hicimos autoestop, durante el Shabbat para ir desde Sapir al Mar Muerto y estuvimos esperando unos 20-30 min, la segunda vez se paró para ofrecer ayuda ya que estaba diluviando y la verdad que nos salvó de una buena.

La tercera opción sería alquilar un coche, que también es bastante habitual para quien recorre Israel o Israel y Jordania. También puedes entrar a Palestina excepto si vas a Belén desde Jerusalén, según tengo entendido, eso sí, debes tener en cuenta que ningún seguro de coche alquilado en Israel te cubrirá mientras estés en territorio palestino. Nosotras estuvimos barajando la opción y, aunque después optamos por el transporte público, pudimos ver que los precios son muy baratos.

 

Comida

¡Por dónde empezar! Hay muchísima variedad de comida y está todo muy bueno, debido a la situación geográfica y a la gran afluencia de inmigración que ha habido en el país hay mucha influencia de otras culturas. Como en todas partes tenemos comida callejera que es la más barata, pero si quieres comer de restaurante en Israel prepárate para precios europeos (al menos en Tel Aviv y Jerusalén).

La cocina predominante es de Oriente Próximo (un gran abanico) y Mediterránea, desde pequeñas casas de comida hasta restaurantes restaurantes de categoría, pero lo que más me ha sorprendido son restaurantes de cocina de regiones en concreto como por ejemplo del Kurdistán. El restaurante se llama Ishtabach, se trata de un local que se ha hecho muy famoso en Jerusalén dónde sirven unas empanadas increíbles, y aunque no es especialmente barato tuvimos que repetir de lo bueno que estaba!

En cuanto a los restaurantes israelíes, como bien sabemos, el plato principal es el hummus, para nosotras es todo un vicio así que lo hemos probado siempre que hemos podido y ha estado buenísimo en todas partes, y mejor aún acompañado por rico falafel🙂

Otro plato típico es el shakshuka, se suele comer como desayuno fuerte o brunch, consiste en un plato de huevos que se han hecho a fuego lento junto con un especiado sofrito de tomate acompañado con un poco de pan, simplemente increíble.

En las panaderías puedes ver una gran cantidad de pastas, las más típicas son las bourekas, hechas con pastas de hojaldre y rellenas generalmente de queso, aunque también las hay con espinacas o setas.

Tanto los judíos como los musulmanes cuentan con una comida tradicional bastante parecida, para los primeros es Kosher y para los segundos es Halal. Ambas siguen unas costumbres religiosas que se explican en La Torá y el Corán, y no permiten ciertos alimentos y animales, éstos deben ser sacrificados de un modo específico. Además, la comida Kosher no permite que carnes y lácteos se mezclen así como la Halal no permite ingerir alcohol bajo ningún concepto (tampoco se puede utilizar en la preparación del plato).

La cocina palestina es árabe pero existen diferentes platos tradicionales palestinos, el más conocido es el Maqluba (en árabe significa «boca abajo») y es arroz con vegetales y carne, generalmente cordero, aunque al final me quedé con las ganas de probarlo. Otro plato es el Musakhan, consiste en pollo asado con cebolla, almendras o piñones y aceite de oliva servido encima de un pan Taboon, a mí me recordaba a una pizza con pollo al horno con una buena picada 🙂 Como bien sabemos, el hummus también juega un papel muy importante en la cocina árabe.

El dulce típico palestino que me encantó, aunque visualmente no tiene tan buena pinta, es el Kanafeh, tiene el origen en Nablus (Palestina) y consiste en una especie de cabello de ángel triturado, queso endulzado con miel, pistachos picados y, por si fuera poco, rociado con almíbar, una bomba. También se encuentran muchas baklavas, típicas pastas turcas hechas con pasta de hojaldre y rellenas con pistachos, nueces y otros frutos secos endulzados con miel.

En definitiva, si te gusta comer bien, lo vas a disfrutar, es todo un paraíso gastronómico 🙂

Las comidas durante el Shabat son muy especiales, después de haberse pasado todo el día haciendo los preparativos, cocinando y realizando las últimas tareas domésticas hasta antes de ponerse el sol, momento en el que ya no pueden trabajar, se reúnen los familiares y vecinos para celebrarlo conjuntamente. Hemos tenido la suerte de poder celebrarlo con ellos, gracias a la hospitalidad de una gran familia que nos ha acogido, a pesar de tener ya a unos cuantos senderistas en su casa, pero para nada les importó ni tampoco que no fuéramos judías, estuvieron dispuestos en todo momento a compartir ese día tan especial con nosotras:)

 

Presupuesto

Los precios en Israel son parecidos a los europeos, es posible reducir el presupuesto comiendo en puestos callejeros y de super, pero los restaurantes son como en Europa. En Palestina la comida puede ser un poco más barata, pero el alojamiento tiene una media de unos 20-30 euros la noche por persona tanto en Israel como en Palestina. Nosotras no hemos gastado tanto ya que hemos acampado 5 noches y 1 en couchsurfing.

La acampada libre no está permitida pero hay zonas habilitadas a lo largo del Israel National Trail, sin embargo no creo que haya problema si pones la tienda por la noche en una zona apartada y la recoges por la mañana.

Este es nuestro gasto total desglosado de 2 PERSONAS:

Alojamiento: 365 euros (5 noches de acampada y 7 en Aribnb y hostels)

Transporte: 39 euros

Comida: 309 euros

Actividades: 88 euros (visita guiada en Hebrón)

Varios: 251 euros (SIM + souvenirs + cervezas y algún capricho)

Vuelo (uno desde Palma y otro desde Manchester): 506 euros


Presupuesto total 10 días (2 personas): 1558 €

PRESUPUESTO TOTAL 10 DÍAS (1 persona): 779 €



Durante la primera semana no hemos gastado mucho en comida y prácticamente nada en dormir ya que hemos estado haciendo el trekking y tampoco podíamos cargar con mucha comida en la espalda (ya teníamos suficiente con el agua).

Lo mismo en cuanto el transporte, solamente lo utilizamos el primer día para ir del aeropuerto a Tel Aviv y de Tel Aviv a Midreshet Ben Gurion (donde empezamos el trekking). Una vez terminada la primera etapa de andar, cogimos bus de Jerusalén a Belén, a Jericó, vuelta a Jerusalén y de nuevo al aeropuerto.

 

Itinerario 2 semanas Israel y Palestina

Este es un pequeño resumen de nuestra ruta, puedes ver todos los detalles del Itinerario en este enlace (próximamanete).

Primera parte: 6 días de trekking en Négev Desert (Israel National Trail)

  • Día 1: Tel Aviv – Midreshet Ben Gurion. Empezamos el trekking hasta Akev Night Camp (10 Km)
  • Día 2: Akev Night Camp – Akev Springs – Hava Night Camp (18 Km)
  • Día 3: Hava Night Camp – Mitzpe Ramon (22 Km)
  • Día 4: Relax en Mitzpe Ramón (Ramón – Gevhanim Night Camp
  • Día 5: Gevanim Night Camp – Gev Holit Night Camp
  • Día 6: Gev Holit Night Camp – Sapir (22 Km)

Segunda Parte: 8 días en Israel y Palestina

  • Día 7: Sapir – Mar Muerto – Jericó (Palestina)
  • Día 8: Jericó (Palestina) – Jerusalén
  • Día 9 y 10: Jerusalén: Old City, Downtown y Monte de los Olivos
  • Día 11: Belén (Campo de Refugiados Dheisheh) y Hebrón
  • Día 12: Hebrón
  • Día 13: Hebrón y Jerusalén
  • Día 14: Jerusalén – Aeropuerto Tel Aviv

2 comentarios en “Guía para viajar a Israel & Palestina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *