Filipinas

Todo esfuerzo tiene su recompensa

filipinas-siquijor

El primer día en Siquijor nos despertamos en casa de la familia de Genice, en el pueblo de Maria. Nos abrieron las puertas de su casa, a nosotras, que éramos dos desconocidas para ellos, pero aún así no lo dudaron en ningún momento y nos presentaron a toda su familia (que no era poca) además de proporcionarnos un gran desayuno, nos hicieron sentir como en casa, muchas gracias!!

Después de disfrutar de su compañía e intercambiar historias nos fuimos en busca de un lugar donde dormir las siguientes noches, y finalmente optamos por el Kiwi Dive Resort.

Como nos gusta vivir un poco al límite (o eso o es que somos un poco despistadas y lo dejamos todo para el último momento) tuvimos que  buscarnos otra cabaña donde pasar las 2 noches siguientes ya que en nuestro resort estaban todas llenas y solo nos pudimos quedar una noche. Esto debía ser cosa del destino porque tan solo a unos 500 m encontramos La Villa Alta, mucho más bonito para mi gusto, con menos comodidades pero más barato, que en el fondo es lo que buscábamos y ahí si que nos quedamos dos noches más prácticamente solas:)

filipinas-siquijor filipinas-siquijor

Es un pequeño negocio que lo lleva una familia encantadora, con 4 cabañas de bambú con esas fantásticas vistas al mar. Además pudimos alquilar la moto ahí mismo y obtener un buen descuento después de regatear un poco:)

Por la tarde nos encontramos de nuevo con Genice y su hermano que nos llevaron a una playa de arena blanca con unos rocas en medio del agua desde donde se podía saltar, algo que habíamos estado buscando desde que llegamos a Filipinas!

filipinas-siquijor filipinas-siquijor filipinas-siquijor

Esa mañana de camino al resort habíamos visto un restaurante italiano con un horno de leña donde no pudimos evitar hacer una parada. Después de 3 días de viaje creo que nos merecíamos una pequeña recompensa y sobre todo nuestros estómagos, así que decidimos utilizar una parte del presupuesto destinado a nuestro «lujo en este país» para cenar esa noche. Por fin pudimos comer una pizza que realmente nos recordó a casa:)


Es cierto que nos gusta aprovechar el tiempo y disfrutar al máximo de cada país en el que estamos, pero llegamos al acuerdo de que una de las mejores formas de disfrutar en Filipinas es pasarnos un día sin hacer nada, así que eso fue lo que hicimos al día siguiente 😛

filipinas-siquijor filipinas-siquijor

filipinas-siquijor

cartas, relax, recordando viejos tiempos y baños nocturnos en la playa….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *