Camboya

VIP en Bayon Temple

camboya-angkor-wat

Tal y como habíamos planeado, volvimos a hacer el camino que ya nos conocíamos hasta llegar al recinto, pero esta vez cargamos las bicis con provisiones y sacos de dormir. Aprovechamos el día para visitar un par de templos más, el templo de Pre Rup y el East Mebon.

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Estos son templos más pequeños, pero también menos concurridos y eso les da un punto a favor, ya que permite ponerte en situación más fácilmente. Llegamos hasta las afueras del recinto, donde cruza un río en el que a estas horas de la tarde se llena de pescadores locales, yo no sé si pescaran mucho o poco…pero se me han quitado las ganas de comer pescado en unos días.

Ya ha llegado la hora, nos volvemos hacia el recinto, paramos a ver algún otro templo que nos encontramos de camino y nos dirigimos de vuelta a Bayon Temple. Antes de que empezara a oscurecer buscamos un lugar donde escondernos por la zona durante las próximas horas, hasta que se fueran los guardas, que nervios!

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Después de un par de horas salimos del escondite y nos fuimos hacia el templo; el camino hasta ahí fue, definitivamente, la mejor parte, toda una mezcla de sentimientos, nervios, miedo, impaciencia, fuerza… fue de lo más divertido, íbamos en plan espías, vestidos de negro y descalzos para no hacer ruido y cada vez que pasaban los guardas con la moto tocaba tirarse al suelo o esconderse detrás de los árboles jajaja (este post lo estoy escribiendo con bastante tiempo de retraso pero que buenos recuerdos me trae)

Finalmente llegamos al templo y nos pudimos instalar en lo que seria nuestra habitación durante las próximas horas:) eso sí, después de inspeccionar cada rincón del templo!

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Esta fue una de las mejores sensaciones, poder explorar el templo en el silencio de la noche, lo único que se escuchaba eran los insectos de la jungla, pero que aún lo hacia más emocionante. Después de un par de horas de sueño en una cama no muy cómoda y levantarnos con picaduras de hormigas en la cara… por fin llega la recompensa, el amanecer desde el templo (aunque no se aprecie en la foto, pero fue espectacular).

 

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Al poco rato ya empezaron a llegar los primeros turistas así que ya podíamos dejar de escondernos y pretender que éramos unos turistas más que acababan de llegar:) Ahora tocaba explorar el templo durante el día, aquí fue cuando nos dimos cuenta que el templo de Bayon no es un laberinto tal y como nos pareció la noche anterior xD

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Después de esa larga noche nos tocaba un poco de descanso así que nos dirigimos cada uno a nuestro respectivo hostal y descansar un rato. Como a partir de las 17 o 17.30 se puede entrar al recinto sin ticket decidí volver para aprovechar el buen día y ver el atardecer en Angkor Wat.

camboya-angkor-wat

Al día siguiente volvimos al recinto, pero esta vez compramos la entrada de un día para poder visitar el templo de Angkor, estando tan cerca no nos íbamos a ir sin visitarlo!  es que éste está rodeado por un enorme foso por lo que, desde mi punto de vista, es prácticamente imposible entrar… y lo que no iba a hacer es nadar por esa aguas…

camboya-angkor-wat

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Y ya puestos a pagar íbamos a aprovechar el día, así que estuvimos desde el amanecer hasta el anochecer:)

Ya que estábamos dentro y hoy éramos legales en el recinto, aprovechamos para visitar otros de los templos como Preah Khan, Neak Pean, Ta Som y Banteay Samre, éste último un poco más alejado pero vale la pena (sobretodo para conseguir comida un poco más barata!).

camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat camboya-angkor-wat

Después quisimos ver el atardecer desde Phnom Bakheng que es uno de los puntos más elevados, pero justo llegamos arriba y empezó a llover así que esta vez nos quedamos sin, pero siempre sabemos como encontrar la parte positiva:)

Visitar los templos con Matt fue una gran aventura pero ahora había llegado a su fin y tocaba despedirnos, pero estaba convencida de que nos volveríamos a encontrar en algún otro país:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *